‘El cementerio de los suicidas’ de Manuel Hurtado congrega a más de 70 personas en la Biblioteca Pública Municipal

DÍA A DÍA Escaparate Lucena OCIO
  •  El pasado se hace presente en una obra con protagonismo femenino

Manuel Hurtado Marjalizo llenó ayer el hall de la Biblioteca Pública Municipal durante la presentación de su nueva novela ‘El cementerio de los suicidas’. El delegado de Cultura, Manuel Lara, introdujo al escritor tras el visionado de un documental promocional de la obra, haciendo hincapié en el número tres: las tres obras de este autor, todas ellas en la Biblioteca Pública Municipal, las tres claves de la obra, y el autor, cuyo perfil también dividió en tres aspectos fundamentales donde destacó la importancia de su profesión como ingeniero de minas ‘que lo convierte en un escritor que ilumina a los lectores a través de la profundidad de la novela’. 

Por su parte, Manuel Hurtado se detuvo en el Madrid de 1899 que enmarca parte de la obra, describiendo unos escenarios reales que hacen que la ficción y la realidad se den la mano de tal forma que el lector ‘piense que esto pudo haber pasado’. Aspectos curiosos como dónde estaba originariamente la antigua iglesia de San Miguel, hoy basílica, o la historia detrás del cementerio que da nombre al libro, que sirvieron a los asistentes para acercarse aún más a una obra protagonizada por Carmen, una periodista comprometida con la verdad que se ve envuelta en una misteriosa historia cuyo comienzo se remonta a 1702.

La presentación estuvo acompañada de manera altruista por Andrés Baltanás, intérprete de lenguaje de signos que hizo de esta presentación un ejemplo de inclusión.

El cementerio de los suicidas’

Una mujer que sueña con ser periodista. Una orden secreta oculta durante dos siglos. Tres llaves que guardan la verdad

Madrid 1899. Saturnino de la Vega aparece ahorcado en la trastienda de su librería. Este suceso es la oportunidad que la joven Carmen Sotés estaba esperando para estrenarse como cronista de El Imparcial, su gran sueño.

Pero la muerte del librero encierra un terrible misterio. Todo empezó en 1702, cuando el capitán de galeón Íñigo Galarza recibió el encargo de traer desde La Habana un cofre para el rey. La guerra y el destino torcieron los planes y así nació la Orden de la Mano Negra.

En el curso de sus investigaciones, Carmen tendrá que atravesar el umbral de lo prohibido para descubrir que nada de lo ocurrido ha sido casual y que, tras la orden secreta, no solo están algunas muertes y la desaparición de su amado, sino también su propia historia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *