REPORTAJE. Llega Septiembre y llega la Vendimia

Se aproxima septiembre y con él llega la vendimia lucentina, perteneciente a la Denominación de Origen Montilla Moriles, una de las vendimias más tempranas de España. Si bien es cierto que, debido a las altas temperaturas  estivales, la recogida de la uva se ha adelantado al mes de agosto para la variedad autoctona Pedro Ximénez e incluso al mes de  julio para las variedades Chardonnay, Sauvignon Blanc o el tan demandado Verdejo.

Vendimia en la Bodega Torres Burgos FOTO: Francis Salas

Septiembre  sigue siendo el mes clave de nuestra vendimia, pagos cercanos a Lucena y sobre todo en las Navas del Sepillar, constituyen el marco donde se cría unos de los caldos con más calidad de la zona Montilla- Moriles. Este preciado mosto se utiliza para la elaboración de los mejores vinos finos, y  junto al mosto de Moriles Alto son cotizadísimos entre los amantes de este singular y único vino que nace, se cría y se mima en nuestra tierra.

Actualmente son dos las bodegas que hacen vendimia en sus respectivas lagaretas, una de ellas es  la lucentina Torres Burgos y la otra es la Bodega de Herederos de Jorge Lara en la Navas del Sepillar.

Según Manuel Gómez, gerente de Torres Burgos,  “la vendimia, aunque un poco mermada, está siendo de gran calidad, llegando incluso a los 15 grados baume en algunas zonas. Para nuestra bodega, que elabora sus propios vinos, la vendimia es lo más importante, la calidad de nuestro vino depende de un buen trabajo en la lagareta y el trasiego es fundamental”. Torres Burgos, una las pocas bodegas lucentinas con más tradición, mortura alrededor de 500.000 kilos de uva.

A pocos kilómetros de la ciudad de Lucena, la pedanía  de las Navas del Sepillar

Momento de recogida de la uva en el marco Montilla Moriles FOTO: Francis Salas

nos recibe con olor a mosto de uva, el trasiego de agricultores y jornaleros no para desde primera hora de la mañana, la corta de los racimos, que a las pocas horas se transforman en zumo de uva en la lagareta de Jorge Lara, es para muchos entendidos el mejor mosto para la elaboración de vinos finos de alta calidad.  La Bodega de Herederos de  Jorge Lara llegará a morturar esta campaña alrededor de 600.000 de kilos de uva, todas de sus propias tierras que servirán para abastecer de mosto o vino de alta calidad a algunas privilegiadas bodegas del marco de Montilla Moriles.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *